Eric está para comérselo. Ya suelta sonrisotas y carcajaditas y ahora ha descubierto su voz. Es escucharle y verle y se te olvidan todos los problemas y mal rollos y cansancios y demás que puedas tener. Sí, se nos cae la baba. Se nos cae la baba de una manera que en vez de ponerle los baberos a Eric nos ...sigue leyendo»