El sábado fue un día raro, de sentimientos encontrados... Estábamos tristes por la muerte de nuestro amigo Tenchi, pero arropados y acompañados por el resto de amigos, recordándole con una sonrisota en la cara... y como la vida sigue, el sábado por la noche teníamos planes de ir a cenar a casa de Olga y Diego para celebrar el cumpleaños ...sigue leyendo»