Hoy, después de desayunar, el plan era visitar otra de las playas más interesantes de esta isla, así que hemos cogido nuestras bicis y nos hemos dispuesto a hacer el trayecto de 4km cruzando la isla de oeste a este para ir a Grand Anse, otra de las fantásticas playas de La Digue (aunque muy diferente a Anse Source d’Argent!)


El trayecto ha sido muy bonito, ¡aunque muy duro! Había mucha zona con pendiente, así que nos lo hemos tomado con calma y hemos andado con la bici tranquilamente, ya que no había quién subiera esos repechos pedaleando (se nota la falta de entrenamiento jejeje). Al final, el esfuerzo ha merecido la pena y hemos llegado a Grand Anse. La guía ya nos avisaba de que desde junio a septiembre los vientos hacen de esa playa una zona con corrientes muy fuertes y olas grandes… ¡y así es!


La Digue Dia_3-1


La Digue Dia_3-2


Eso sí, de todas maneras, la playa es preciosa: agua de color turquesa (aunque no se vea mucho entre tanta espuma de tanta ola), arena blanca, piedras de granito a ambos lados, árboles takamaka y palmeras… y un chiringuito seychelliano, para que no nos falte de nada, jejeejeje.


La Digue Dia_3-3


Hemos dado un laaaaaargo paseo por la playa, de punta a punta, comentando, como siempre, que las rocas parecen más cartón piedra que otra cosa; hemos jugado con las olas (¡cómo costaba mantenerse en pie!), aunque sin meternos muy adentro porque las corrientes eran increíblemente fuertes y casi no se podía ni moverse cuando la marea se retiraba y otra ola venía en camino; hemos tomado una coca-cola a la sombra y hemos descansado un buen rato.


La Digue Dia_3-4


La Digue Dia_3-5


Y la auto-foto, que no falte:


La Digue Dia_3-6


A la hora de comer, hemos decidido volver al hotel. Así, si nos entraba la pereza de después de comer podríamos tumbarnos perfectamente y relajarnos, ya que la idea de comer en el chiringuito de Grand Anse era tentadora, pero tener que subir la pedazo de cuesta con el estómago lleno, ya no era tan tentadora. El comienzo del trayecto de vuelta ha sido duro, con una pendiente increíble (que hemos disfrutado mucho al ir hacia la playa, claro, no tanto al volver, ^_^), pero lo cierto es que después la mayor parte del trayecto ha sido cuesta abajo y hemos tenido que pedalear más bien poco.


La Digue Dia_3-7


Hemos llegado al hotel bastante rápidamente, nos hemos sentado en el bar de la piscina a comer algo y después hemos vuelto al hotel. Luis se ha quedado para echarse una siesta, mientras Laura iba con su bici a la zona ‘centro’ de La Passe a ver alguna tiendecita. Después de comprar dos chorradillas (no había mucho, la verdad), Laura ha vuelto pedaleando al hotel y Luis todavía no se había dormido, así que tras inspeccionar las compras, ambos nos hemos quedado fritos jejejejee…


Foto de la zona del puerto, llamada Jetty en La Passe:


La Digue Dia_3-8


Después de la siesta, hemos devuelto las bicis y hemos dado un laaaaaaaaargo paseo hacia el centro de La Passe, donde había mucha animación: chicos jugando al fútbol y al baloncesto (la mayoría descalzos, o como mucho, en flip flops), gente yendo y viniendo de sus trabajos y comercios, gente muy vestida (que sospechábamos que iban a una boda o celebración similar), etc. Al final ha sido un paseo bastante largo, pero muy bonito: siempre está guay ver a la gente «en su ambiente» y separarte un poco de la vida «turista».


La Digue Dia_3-9


La Digue Dia_3-10


Al volver, nos hemos sentado en un banco en la playa y hemos visto ponerse el sol, mientras Luis le hablaba al MiniBicho (Laura empieza a pensar que será MiniBicha, porque siempre que Luis le habla, el MiniBicho se mueve, ^_^). Ha sido una puesta de sol preciosa y muy relajante…


La Digue Dia_3-11


La Digue Dia_3-13


La Digue Dia_3-14


Y poco más. Ahora vamos a prepararnos para ir a cenar y hacer maletas, que mañana cogemos un helicóptero a la isla principal de Mahé, donde pasaremos los últimos 4 días de nuestras vacaciones. La idea, como comentábamos ayer, era ir directamente a nuestro hotel, como los señores, pero fletar el helicóptero sólo para nosotros era ultra-caro, así que iremos al aeropuerto y de ahí cogeremos un taxi, lo cual también está bien porque podremos ver parte de la isla, porque aunque Mahé tiene bastante que ver, algo me dice que nos lo vamos a tomar con muuuucha calma y nos vamos a mover más bien poco jejeje…


Besotes!

L&L

Share