Y seguimos con la crónica de nuestra Semana Santa madrileña…

El sábado por la tarde nos quedamos en casa esperando a que llegaran mis padres… ¡por fin verían el piso! Me hacía mucha ilusión, tenía muchísimas ganas de verles en «mi» casita nueva. Y mientras esperaba a que vinieran, me lié la manta a la cabeza y me puse a hacer tea biscuits canadienses (sí, otra vez). Se nota que el horno es mejor y que tengo más dominado el tema de la mantequilla, aunque ésta sigue siendo un problema, pues en la receta original no hay que utilizar mantequilla sino algo parecido que utilizan los americanos para hacer este tipo de recetas. Tendré que investigar más y ver si lo encuentro por aquí, porque aunque salieron buenísimos de sabor (y desprendían un olorcito más rico por toda la casa), no subieron lo esperado… Aquí una foto del proceso:

Photobucket

Sobre las 19:30h llegaron mis padres y ale, ¡a enseñarles la casa! Al final nos liamos a charlar y charlar en los sofás, así que ni salimos… ¡así da gusto! Nos quedamos en casa cenando pà amb tomàquet y jamoncito del bueno (que habíamos comprado esa misma mañana, ^_^). ¡Ñam!

El domingo por la mañana Luis y yo nos despertamos a las 8:00h (sí, tamos locos) para ver la carrera de F1. Tengo que admitir que me quedé grogui en el sofá a ratos, jejejejeje… ¡es que tenía mucho sueño! Cuando se levantaron mis padres y desayunaron, nos preparamos y fuimos xino-xano hasta el centro, donde alcanzamos una tamborrada a cargo de una cofradía zaragozana a la altura de la Casa de la Villa. Decidimos seguir los tambores hasta la Plaza Mayor. Aquí mis papis detrás de los tambores:

Photobucket

Lo que veía mi cámara (yo ni siquiera, que soy muy bajita):

Photobucket

Por fin llegamos a la Plaza Mayor. Mira que hace 4 años que vivo aquí, pero me sigue encantando esta plaza y siempre que llevo la cámara, acabo haciéndole fotos:

Photobucket

Photobucket

Y mientras escuchábamos los tambores, esperamos a que llegara la madre de Luis para ir juntos a dar una vueltecita. Mis papis, esperando:

Photobucket

Luis era el único que realmente podía ver qué pasaba en el centro de la plaza, y nos hizo una foto para que lo viéramos todos, jejejeje:

Photobucket

Una vez llegó Puri, la madre de Luis, nos fuimos a Casa Labra a tomar unas cañitas y unas tajadas o unas croquetas de bacalao… ¡ole, ole, ole! ¡Qué bien nos cuidamos! Y así fue más fácil volver andando a casita… ¡que había que preparar la comida! Mientras los consuegros charlaban en el salón, Luis y yo nos encerramos literalmente en la cocina para preparar un existoso menú a base de unos entrantes…

* Patatas bravas con salsa Luis (marca registrada)
* Blinis con salmón, caviar y nata agria
* Tostaditas de salmorejo con jamón ibérico de bellota
* Cazuelita de gulas

… y un único plato: ¡un delicioso risotto de setas!

Y de postre, torrijas caseras made in Puri, un conejito de chocolate Lindt (para que se notara que estábamos en Semana Santa) y unos nespressos para todos.

Después, nos quedamos medio groguis en el sofá (bueno, menos las suegras que no pararon de charlar y charlar, ¡imposible dormirse con tanto jaleo!) y para animarnos después decidimos jugar un rato a la wii… ¡divertidísimo! Ver a los consuegros jugar al tenis o a los bolos no tiene precio, jejejeje. Con la tontería, se nos hizo tardecito, así que dejamos a la madre de Luis en el autobús y nos fuimos con mis padres a dar una vuelta por el proyecto Madrid Río, es decir, cruzamos el Puente de Segovia, fuimos hacia la Avenida de Portugal, paseamos por la Huerta de la Partida, cruzamos el río de nuevo, paseamos por la zona de Príncipe Pío, dimos una vuelta por el centro comercial y de nuevo a casita. Cenamos algo, vimos un rato Fama ¡a bailar! (odio Cuatro, ponen demasiada publi), charlamos y a dormir.

El lunes mis padres estuvieron de pendoneo mientras nosotros trabajábamos, pero al salir del curro nos juntamos con ellos en Sol y fuimos tranquilamente hacia el Almendro 13, paseando por el Madrid antiguo, subiendo y bajando callejuelas. Cuando llegamos, ¡milagro! estaba vacío, algo raro en ese sitio, aunque al rato se llenó bastante… pedimos unas papas emporrás, una rosca de carne y unos huevos morcillones, todo acompañado de un Barbadillo delicioso… ¡ñaaaaaaaaaaami!

Volvimos a casa, vimos un par de capítulos de House y ale, a dormir, despidiéndonos de mis padres, que se han marchado hoy martes por la mañana de vuelta a Igualada. Eso sí, no sin antes comprarnos unas bandejas súper-molonas-de-la-muerte que son mágicas o algo, porque pones cualquier cosa y no se cae. Como diría el Rafa de Fama, ¡amaaaaaaaaaaaaaazing!

Pues eso, que ha sido genial tener a mis papis en casa y poder compartir con ellos un cachito de mi día a día aquí. Aunque se nos olvidara que probasen el delicioso ice wine de Canadá que guardábamos para ellos…

Photobucket

O el descubrimiento de la temporada, ¡los tortolines!

Photobucket

En fin, ¡habrá más ocasiones!

Besos,
Lau
———
My parents came to visit last weekend! It was real cool having them around and they loved our house, so that was a plus! Had lots of fun and loved having them here with me..

Love,
Lau

Share