Sábado. Restaurante coreano. Ponerse las botas. Paseo por el río. Juegos. Risas. Charlas.

Así podríamos definir el día de hoy y la verdad es que es un resumen muy apañado, porque… ¡tengo poco tiempo para actualizar el blog, así que tengo que tirar de «resúmenes» :DDDDD

Lo cierto es que quedar con amigo(s) para comer y dar un paseo es ya un clásico desde que nació Eric, porque desde entonces preferimos comidas a cenas y así las podemos disfrutar con él… Edu es uno de esos amigos que se ha adaptado siempre a nuestro ‘cambio de horarios’ y quedamos muy a menudo para esta combinación de comida + café/paseo, como hoy. Hoy nos hemos decantado por el restaurante coreano Seoul, que está a dos calles de casa, y que hace una comida coreana es-pec-ta-cu-lar. Para mí el mejor coreano al que he ido en Madrid (aunque confieso que no he ido a tantos, últimamente ya sólo vamos al Seoul :P)

Y nos hemos puesto las botas, sinceramente… ahí va sesión de fotos.

Hemos comenzado con unos rollitos coreanos que están de muerte, porque tienen un punto dulzón sorprendente:

 

Después ha venido al tortilla de marisco

… que Eric ha querido probar (se ve que le ha llamado la atención) y que al final ha ido comiendo… ¡más él que yo! :P

Después las empanadillas fritas. Eric se ha comido una también, le ha encantado.

También hemos compartido un plato delicioso: calamares en salsa picante

Y un clásico de la comida coreana: el bibimbap (cuenco caliente de arroz con verduras, setas y carne y huevo crudo)

Además de otro clásico de la gastronomía coreana: la carne adobada a la parrilla.

Para finalizar, hemos pedido unos tallarines de batata que están simplemente espectaculares.

¿De postre? Unos pastelitos de arroz

Comida deliciosa y ambiente muy familiar. Nos encanta y lo recomendamos. Y para bajar la comida, paseíto por el río para que Eric corriera, jugara, se riera.. ¡y cómo se lo ha pasado! De hecho, a las 20:15 ya estaba en la cama, sobando, jajajajajajajaa.

Besos,

Lau

Share