Ains… muchos me habéis preguntado que por qué no actualizo el blog últimamente. Sinceramente, en mi lista de prioridades actual está un poco en último lugar, pobrete, y claro, pasa lo que pasa, que siempre lo voy dejando «para mañana» y mañana nunca llega :) Y mira que tengo un montón de entradas en borrador (desde toooodas las de Japón, hasta otras cosillas que he ido haciendo…), pero nunca las acabo y así no hay quien publique.

Es que entre el máster (vale que sólo tengo una asignatura y el trabajo de investigación, pero es tela la cantidad de curro que hay detrás, especialmente en leer libros, escribir y reescribir, leer y releer y volver a escribir y reescribir, en fin, ya os imagináis), el estudio para el noken del que ya os hablé y que me ha tenido bastante esclavizada y escribir para Japonismo tengo las mañanas completas y luego por las tardes me dedico a Eric, así que es tiempo de juegos y poco más :)

Pero aprovechando que hoy parece que no estoy muy inspirada para mastear (toma palabro ^^), que el noken es definitivamente imposible de conseguir este año y que tengo varias entradas escritas y programadas para Japonismo, voy a contaros cuatro cosillas por aquí, va, que ya toca XD Aunque ahora la pregunta es… ¿qué os cuento? Porque esto es lo típico, que tienes tanto que contar que no sabes ni qué contar!

Pero a ver… pues os cuento que ayer salió publicada la breve crítica que escribí para Cine en Serio sobre la película de Hirokazu Kore-eda «De tal padre, tal hijo«, a la que me invitaron la semana pasada. Fue un auténtico honor poder ir al preestreno, sentarme delante de Almodovar (¡toma ya! :D) y poder conocer en persona al director, además de que también me invitaron a una master class en la Cineteca que fue un auténtico caramelito (hablé de ello en Japonismo, aquí)… ains, me sentí un poco rara a veces cuando me reía en solitario (bueno, se reía otra japonesa que creo que era su mujer, el traductor y… yo XD) escuchando a Kore-eda, mientras el resto del auditorio se reía minutos después, escuchando la traducción del traductor, jajajajaja. Fue divertido. Me hubiese gustado robarle la libreta al traductor (era traducción consecutiva) y ver sus notas. Creo que él notó el peligro porque se fue por patas y mira que al final de la master class yo estaba dispuesta a ir a preguntarle si me dejaba echarle un vistazo, jajajajaja.

La verdad es que llevo unos días muy peliculera japonoide, porque en pocos días me he visto ésta peli de Kore-eda y luego «Tokyo Monogatari» (que ya hemos reseñado en Japonismo, aquí) y la reciente «Una familia en Tokio» (reseña pendiente).

Pronto escribiré también la reseña para Japonismo de «De tal padre, tal hijo» (¿veis cómo no me da la vida? ¡Tengo demasiadas cosas a escribir! XD), pero hoy quería dejaros este genial reportaje de Alberto Bermejo para Días de cine, que me encantó… así podéis ver imágenes de la película y oír a los personajes también, además de escuchar las palabras de Kore-eda y conocer un poco mas su filmografía.

Espero que os guste :)

Besotes!

Share