Ayer Luis se encerró en la cocina. Ya, ya sé lo que muchos estaréis pensando, «Dios mío». Pero no, en nuestra casa no importa quien entre en la cocina: ¡se ensucia igual!

A lo que voy, que me liáis.

Luis preparó ayer una DELICIOSA tarta de chocolate. Sí, una auténtica tarta Sacher (de receta vienesa). A él le faltaba confianza, aunque estaba claro que mala la tarta no estaría. Lo que no nos esperábamos ninguno de los dos es que estuviera taaaaaaaaaaaaaaaan buena. ¡Parecía de pastelería!

En fin, que nos pusimos las botas… qué, ¿envidía? Jejejejejejee. Para bajar las calorías, ahora nos vamos a dar una vueltecita por esta gran ciudad que es Madrid. Si alguien se anima, que nos de un toque.

Besitus

Lau

p.d. Foto el martes, promise.

Share