Lost in Translation XV – Despidiéndonos de Japón

Viernes 24 de agosto

Último día completo en Japón, que mañana por la mañana (muuuuuy temprano) cogemos el vuelo de vuelta a España, :(((((((

Como estamos ya muy cansados de estas tres espectaculares semanas recorriéndonos el país del sol naciente, y hoy es nuestro último día, decidimos tomárnoslo con calma y dedicar el día a pasear y hacer algunas compritas.

Después de desayunar, decidimos ir a una tienda de todo a 100 yenes que nos ha recomendando un amigo. Allí compramos algunos cacharritos para la cocina y algún regalito para familiares y amigos… Nos encantan las tiendas japonesas de ‘todo a 100’, son una auténtica maravilla: ¡encuentras de todo! Y menos mal que no vivimos allí, porque nos habríamos llevado toda la tienda jejeje.

Después de cargar un poquito, dejamos las cosas en el hotel y salimos en busca de unas fiambreras, lo que en japonés se llama obento-box, para poder llevarnos comida casera al trabajo al más puro estilo japonés, ^_^. Vamos a varios centros comerciales y en Tokyu Hands casi morimos porque… ¡hay rebajas! Reíos de las imágenes de mujeres corriendo para entrar en las rebajas de El Corte Inglés… ¡esto es peor! La gente se empuja, y aunque vayas en pareja, nada importa, y nosotros acabamos casi cada uno en un extremo de la planta, arrastrados por la marea humana. Aquí Luis con un libro de fotografía que le llamó la atención:

Photobucket

Por suerte, en el centro comercial Takashimaya la cosa está más tranquila y podemos mirar y remirar en busca de nuestras cajas de obento. Finalmente, hay suerte, y ambos encontramos un obento que nos gusta, pero lo bueno está por llegar. Cuando le decimos a la encargada que nos quedamos con esas dos cajas de obento, nos lleva a una zona lateral, donde hay una mesa y unas sillas, y nos invita a sentarnos. Ahí sentaditos, pagamos tranquilamente y esperamos a que la mujer vaya a envolver las cajas… ¡qué pijerío! :))))))

Comemos un buen tonkatsu (carne empanada con arrocito y salsita) y volvemos al hotel a dejar todas las bolsas que hemos ido acumulando a lo largo del día (y es que entre centro comercial y centro comercial pasamos por callejones llenos de tiendecitas, jejejeje) y descansamos un rato antes de coger la línea Yamanote en dirección a Shibuya donde hemos quedado con un buen amigo que ahora vive y estudia en Tokio: Alberto.

Photobucket

Cerca de la famosa estatua del perro Hachiko quedamos con Alberto para dar una vuelta por Shibuya (apenas hay gente alrededor de la estatua: es el punto más popular para quedar en una de las zonas más populares para salir de marcha) y acabar tomando algo en una izakaya charlando tranquilamente sobre Japón, sobre la vida de Alberto en Tokio, etc… Una buena manera de despedirnos de Japón.

Han sido tres semanas muy intensas en las que nos hemos recorrido todo el este de Japón, desde Tokio hasta Kagoshima, hemos comido un montón de cosas interesantes, hemos visitado muchos sitios, hemos quedado con muchos amigos… en fin, tres semanas muy bien aprovechadas. Volvemos cansadísimos, sí, pero muy contentos con todo lo que hemos visto y vivido y con una idea muy clara: VOLVEREMOS.

Y nos quedamos con el recuerdo de las fotos frikis que hemos hecho…

Photobucket

… de las que nunca salieron…

Photobucket

… de las tonterías que hemos hecho…

Photobucket

… de la buena comida japonesa que hemos probado…

Photobucket

… y de la no tan japonesa…

Photobucket

… y de la comida ‘demasiado’ japonesa…

Photobucket

… de todos los templos que hemos visitado…

Photobucket

… y de todos los amigos con los que hemos compartido una experiencia increíble… ¡gracias a todos!

Photobucket

Un beso,

Lau y Luis

Share