La elección del colegio de Eric está siendo un auténtico dolor de cabeza. Da miedo. Muchísimo miedo. Miedo a equivocarte de una manera tan brutal… ¿Cómo sabes qué es lo mejor para él y su futuro? ¿Cómo te decides por un colegio y no por otro? ¿Cómo adivinas cuál va a ser mejor para el Eric del futuro, el Eric en el que se va a convertir, que va a ir todos los días a estudiar, a aprender, a socializar y a hacer amigos? Es complicado. Y estoy hecha un lío.

Por un lado tenemos un colegio público de infantil/primaria a 30 segundos de casa. Es el colegio del barrio. Es pequeño y algo viejo, pero las clases son de pocos alumnos (más que nada porque muchos más no caben, ^^) y tiene un patio algo destartalado y un gimnasio a dos manzanas de reciente construcción. Y poco más. De hecho, son tan pocos alumnos en el centro que hacer actividades extraescolares cuesta una barbaridad de conseguir, porque nunca se llenan los grupos y al final acaban suspendiéndose. Me gusta el centro por lo «familiar» que parece, aunque que sea público me da un poco de miedo… porque ni siquiera sabemos seguro que nos fuera a tocar (sólo tenemos los 4 puntos de cercanía, nada más) y además la enseñanza pública está como está… pero está cerca y parece familiar y… no sé.

Por otro lado tenemos un colegio privado de infantil/primaria entre Atocha y Antón Martín, relativamente cerca de casa aunque tenemos que coger el autobús para llegar. Las instalaciones están bien, tiene un pequeño gimnasio, un comedor amplio, aulas repartidas por plantas según la edad y un patio interior no exageradamente grande pero que no está mal. Además de actividades como un huerto en el aula (nos lo han enseñado y mola, la verdad ^^). La educación es 2/3 en inglés y 1/3 en español hasta los 6 años y después al 50%, algo que naturalmente me ha encantado. Tiene centros en otros países donde los niños pueden ir a estudiar una temporada y sigue el bachillerato internacional. Me gusta el centro por lo «internacional» y «moderno», pero sinceramente, es carísimo y no sé si lo vale… y… no sé.

¿Conclusión? No sé. Cada uno tiene sus cosas buenas y malas, así que seguiremos viendo alguno más y al final supongo que seguiremos nuestro instinto y esperaremos no equivocarnos.

Aunque no lo sepamos nunca.

Un abrazo,

Lau

p.d. Con este post no busco consejos, más que nada porque poco me podéis decir. Es una decisión que tenemos que tomar nosotros… y poco más :)

Share