Este agosto de 2016 era la quinta vez que Eric visitaba Japón, pero la primera en la que lo hacía con su propia cámara de fotos: una Canon S90 que usaba yo hace tiempo y que dejé de utilizar cuando Luis me regaló mi Oli querida.

Ya habíamos salido al Museo de historia natural de Londres unos días antes para que fuera practicando (se me quedó pendiente hacer un post…), pero el uso más o menos serio comenzó, sin duda alguna, en Japón.

Hubo algún susto, como que se dejara la cámara en el santuario a pie de las cascadas de Nachi, en pleno camino de Kumano, y tuviéramos que volver a subir a buscarla cuando ya estábamos en ruta (ahora nos hace gracia contarlo, pero en ese momento, con el caloraco, pues… ^^), pero en general, creo que la experiencia fue muy buena: él disfrutó mucho, tanto haciendo fotos a cosas raras como haciéndose selfies de lo más moderno (en serio, ¡siento ese salto generacional a saco!), a nosotros nos encantó ver cómo se fijaba en cosas que, a menudo, a nosotros no nos llamaban tanto la atención y sinceramente nos encantó luego ver muchas de las fotos que hizo. Así que la conclusión es buena y Eric volverá a llevar su cámara en el próximo viaje, eso sí, colgada al cuello, para que no se pierda :D :D :D

Y aquí comparto algunas de sus fotos (aunque tiene muuuuuchas más, madremía), que le hace ilusión. Si os pica la curiosidad, más en su colección de Flickr.

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Japón - Agosto 2016

Share