Comenzamos el día yendo desde el hotel andando hasta el santuario de Meiji, porque hoy se celebra el Seijin no hi, el día de ‘paso a la edad adulta’, un día interesante de ver porque las chicas llevan espectaculares kimonos y no es algo que hagan muy a menudo. Y la verdad es que vimos a muchas chicas, acompañadas de novios, amigos, otras amigas en kimono y familia, vestidas con preciosos furisode celebrando su día:

Seijin no hi

Seijin no hi

Seijin no hi

También vimos alguna que otra boda (en el Meiji Jingu siempre hay bodas, ^^):

Novia

Boda

Y una ceremonia de ordenación de nuevos sacerdotes…

Sacerdote

Pero el espectáculo del día fue, sin duda, Eric rodeado de fotógrafos. Y es que el santuario estaba lleno de fotógrafos haciéndoles fotos a las chicas en kimono, pero hubo un momento que muchos de ellos rodearon a Eric y le hicieron millones de fotos mientras Eric subía y bajaba una rampa de entrada al santuario.

Fotógrafos

Eric y los fotógrafos

Y ya cuando Eric se hizo amiguito de una niña japonesa, ¡eso fue lo mejor! Todos los japoneses haciéndole fotos y diciendo «ganbatte» (es decir, ‘ánimo, que tú puedes’), jajajajaja, yo me partía de risa (aunque también os digo que no hay muchas fotos de eso porque hubo un momento en el que había taaaantos fotógrafos alrededor de Eric que no quería quitarle el ojo de encima, me daba miedo y todo, ^^):

Eric haciendo amigas

Después de hacer varias fotos, cogimos el metro y nos fuimos al mercado de pescado de Tsukiji a ver las tiendas, bares, restaurantes y puestos de las callejuelas cercanas al mercado, aunque al ser día de fiesta estaba todo mucho más cerrado de lo normal, pero bueno, tampoco íbamos a ver una subasta, simplemente queríamos echar un vistazo, disfrutar del ambiente, y comer sushi :)

Sushi en Tsukiji

Sushi en Tsukiji

Pero no todo es pescado en Tsukiji (aunque casi…). Este puesto de bolitas dango tenía una cola que daba la vuelta a la manzana, casi…

Sushi en Tsukiji

Famoso puesto de brochetas dango

Sushi en Tsukiji

Comiendo sushi en la calle

Después de pasear un buen rato, nos pusimos a la cola de un restaurante y… ¡a comer sushi!

Sushi en Tsukiji

Algunos de los sushi que me pedí

Sushi en Tsukiji

Atún a saco para Luis...

Las boooooootas, nos pusimos…

Sushi en Tsukiji

A mí (Lau) el de ikura me pareció la delicia más grande del mundo mundial…

Sushi en Tsukiji

Para bajar la comida, decidimos ir andando hasta el Hama rikyu koen, unos jardines de estilo tradicional situados en el centro de Tokio. Este parque es muy conocido por su diseño, por tener un lago de agua salada y por tener una casa de té en medio del lago, donde poder degustar dulces y match, y por ser la parada intermedia de los cruceros fluviales que conectan Asakusa con Odaiba.

Hama-rikyu koen

Hama-rikyu koen

Hama-rikyu koen

Hama-rikyu koen

Hama-rikyu koen

Hama-rikyu koen

Hama-rikyu koen

Hama-rikyu koen

Desde allí fuimos andando hasta Shimbashi, pasando por el camino por el Nakagin Capsule Tower, el primer ejemplo de hotel cápsula en Japón, del año 1972 y muy, muy famoso y fotografiado.

Hotel cápsula

Luego, una vez en Shimbashi, fue curioso porque unos días antes habíamos visto la locomotora con luces de Navidad pero este día ya no los tenía. Allí nos sentamos a la entrada de la estación y le dimos la merienda a Eric…

Merendando en Shimbashi

… y allí subimos a la Yamanote hasta Ikebukuro, donde queríamos ver alguna localización del dorama Ikebukuro West Gate Park, jijijiji. Y dicho y hecho, mi culo se sentó en el mismo banco en el que hace muuuuchos años se había sentado el culo de Nagase Tomoya, oleeeeeee, oleeeeee, oleeeeee. Aquí me tenéis, con pose chunga, a lo Nagase Tomoya:

Imitando a Nagase Tomoya haciendo de Makoto en Ikebukuro West Gate Park

Ikebukuro West Gate Park

Y ya que estábamos en Ikebukuro, decidimos dar una vuelta por las calles más comerciales del barrio e ir a comer por ahí.

Ikebukuro

Después de tener problemas por decidirnos dónde cenar, acabamos en un sitio de omuraisu, pensando especialmente en Eric, al que le gusta mucho este plato… ¡y vaya si le gustó! Se lo acabó todo…

Omuraisu

Omuraisu

Cansadísimos después de la paliza del día, cogimos de nuevo la JR al hotel, bañito y a dormir.

Como siempre, tenéis más fotos en el flickr de Lau y el flickr de Luis.

Besos,
Lau (y Luis y Eric)

Share