El pasado fin de semana disfrutamos de un blogtrip a Mallorca gracias a la invitación del equipo del hotel Melia de Mar, en Mallorca. Salimos el viernes por la tarde y volvimos el domingo por la tarde, pero fueron horas suficientes para disfrutar del hotel, de su gente y desconectar de todo… ¡y mira que el viernes había sido un día intenso de trabajo! Pero consiguieron que me olvidara de todo y ya sólo por eso merecen un aplauso. Misión cumplida, desde luego :)

El hotel es un cinco estrellas construido en 1964 por el arquitecto José Mará Coderch y consta de 133 habitaciones deluxe (3 de ellas adaptadas para discapacitados), 3 junior suites y 8 grand suites, todas con vistas al mar.

Terrazas del hotel, todas con vistas al mar. El diseño asegura privacidad absoluta:

03062011-Mallorca23

La lista de instalaciones es amplia ya que el hotel dispone de una piscina exterior junto al mar (con un solarium maravilloso), una piscina cubierta climatizada, un yacuzzi en lo alto de la zona de la piscina, camas balinesas en la zona de jardín donde se encuentra la infinity pool, una calita de arena maravillosa que a mí me robó el corazón, además de pistas de tenis, un pequeño gimnasio, el spa Yhi y la posibilidad de jugar al golf en un campo a 500m del hotel o realizar varios tipos de deportes acuáticos también cerca del hotel.

La calita, una pequeña playa de arena maravillosa donde uno puede tomar el sol en paz, darse un chapuzón en la cala o nadar hasta mara abierto… una maravilla:

05062011-Mallorca87

Cuando llegamos el viernes estuvimos con Tona y con Pablo de Guest Experience viendo el hotel y tomando algo después en el Bar Gabi Lounge, donde me tomé un coctail «Japanese Morning» espectacular. El lounge tiene un rollo chill out súper interesante, con sofás, butacones, velitas…

03062011-Mallorca28

Los fines de semana siempre hay música en directo. El viernes había un grupo buenísimo que versionaba canciones de The Police, entre otros artistas… Y la verdad es que estaba súper bien, porque el volumen era el suficiente como para disfrutar de la música pero poder seguir hablando.

03062011-Mallorca27

Para cenar, decidimos quedarnos en el restaurante del hotel, el Quatre (Q4) que en realidad, como indica el nombre, son cuatro restaurantes en uno, es decir, cuatro cartas de temáticas diferentes que puedes mezclar como te venga en gana. Está la carta mediterranea, la de sushi, la de teppanyaki y la de tapas. Nosotros decidimos probar un par de tapas (espectaculares) y un par de nigiris, a los que para mi gusto faltaba un poco más de wasabi, pero la calidad del pescado era espectacular, así que no nos quejaremos, ^_^.

03062011-Mallorca32

Y para los principales escogimos carnes de la carta mediterránea… ñam, ñam:

03062011-Mallorca33

Todo regadito con cava y acompañado con pan y mantequillas de diferentes sabores, un detalle que me gustó muchísimo.

Por la mañana siguiente aprovechamos que estábamos sin Eric para bajar a desayunar un poquito más tarde. El desayuno, estilo buffet, es espectacular y tiene una gran variedad de dulces, salados, cereales, panes y frutas, además de una zona exclusiva de productos de la tierra, que a mí personalmente me encantó. Creo firmemente que es algo que cualquier buen hotel debería cuidar: hay que tener una oferta lo suficientemente amplia para que guste a tus huéspedes (y más en un hotel tan internacional como el Melia de Mar), pero creo que es importante cuidar las raíces gastronómicas del lugar en el que se encuentra.

Después de desayunar, decidimos recorrernos el hotel, para ver todas las instalaciones. La zona del yacuzzi y la piscina junto al solarium mirando al mar…

04062011-Mallorca41

04062011-Mallorca44

… y las camas balinesas al lado de la pequeña infinity pool, fueron dos de mis sitios favoritos:

04062011-Mallorca48

Pero lo cierto es que para mí nada supera a la calita, así que en cuanto salieron 10 minutos al sol nos pusimos el bañador ¡y a la calita!

04062011-Mallorca53

Nuestra alegría duró poco, entraron nubarrones negros, negros y aprovechamos para ir a comer al Gabi Lounge. Y es que queríamos probar otro restaurante, el Ô Grille, pero pasaba mucho aire y sinceramente, hacía frío :( Así que decidimos resguardarnos en el Gabi Lounge y comer algo ahí mientras veíamos a los invitados de una boda pasar un poco de rasca fuera, jajaajajaja… ¡ya tiempo más horrible! Después de comer, nos echamos una siestecita y bajamos al Spa Yhi donde disfrutamos de un tratamiento de 80 minutos llamado «Regeneration Body & Mind» y unos 60 minutos de circuito de aguas… Pero del spa casi que hablaré en exclusiva en otro post, porque da mucho de sí.

04062011-Mallorca73

Salimos como nuevos. No os lo creeréis, pero salimos flotando. Literalmente. Y seguimos flotando cuando vino Tona a buscarnos para dar una vuelta por el Castell de Bellver y salir a cenar con un par de amigos tuiteros, Paula y Marco. Vimos el castillo, aunque literalmente nos echaron porque cerraba a las 19h (y a las 20:30h seguía abierto por celebraciones de bodas, no entiendo nada…) y dimos una vueltecita por el paseo marítimo en el súper coche de Tona:

04062011-Mallorca83

Luego dimos una vuelta por la zona de Es Baluard y un barrio cercano que no recuerdo cómo se llama, lleno de casitas bajas y tradicionales que ni Marco conocía, ^_^ y decidimos ir a cenar por la zona. La idea era ir a comer pà amb oli a Sa Llimona, pero estaba a tope así que acabamos hinchándonos a sushi en el Wasabi. Los futomakis en tempura, ¡espectaculares! ¡Gracias a todos por la cena! De camino al hotel, Tona nos hizo de guía turística y nos enseñó las partes más interesantes del centro de Palma. Fue un buen broche final al día :)

Y el domingo dio tiempo para poco. Desayunamos y bajamos a la calita a tomar el sol una horita, aproximadamente, hasta que llegaron los nubarrones y los truenos y los rayos y subimos a la habitación a cerrar la maleta y hacer el checkout.

05062011-Mallorca90

Taxi al aeropuerto, sacamos la tarjeta de embarque en menos de 2 minutos y luego más de 40 minutos de cola solo para el baggage dropoff… ¿me lo explican? Qué agobio, madre mía. Pasamos control más o menos rápido (aunque pitaba a todo Dios, a mí incluida) y fuimos corriendo al McDonald’s a pillar algo de comer… ¡y vaya colas de alemanes comprando decenas y decenas de hamburguesas! Al final conseguimos pillar algo, lo comimos rápido y embarcamos a la hora prevista. Eso sí, una vez en el avión, se nos avisa de que hay traffic jam y que estaremos unos 30 minutos haciendo cola en pista para despegar. Estupendo. Pero bueno, el vuelo al final fue rápido y sin contratiempos, aunque al llegar a Madrid nos hicieron esperar una eternidad para darnos las maletas. Fuimos la parquing de larga estancia, pagamos, salimos y a casa donde nos esperaba el pitufo con una sonrisota enoooorme.

Mallorca ha sido el primer fin de semana que hemos pasado sin Eric. Nos encanta viajar con él, pero esta vez no podía ser y también creemos que es bueno que de vez en cuando empecemos a hacer más cosas nosotros dos solos. Disfrutamos mucho con él, pero es bueno mantener ratitos de pareja, de vez en cuando.Y en este caso era además, necesario, porque el hotel es «adults only», un concepto nuevo en España aunque bastante popular en países como Estados Unidos. ¿Qué significa? Pues básicamente que sólo acepta reservas de mayores de 16 años, especializándose en un público adulto. El hotel no disponía de actividades para niños y había recibido quejas por ello, así que decidió especializarse en el público adulto, incorporando actividades como el spa de noche o la ‘yacuzzi experience’. Dentro de la cadena, hay otros hoteles más ‘familiares’ para llegar a todos los públicos, eso sí.

En fin, éste fue nuestro fin de semana. En otro post os hablo de las 3 horas que pasamos en el spa, que fueron maravillosas maravillosísimas, que este post ya me está quedando muy largo. Sigo diciendo que es increíble que uno pueda desconectar tanto tantísimo en tan pocas horas, pero la gente del Melia de Mar lo consiguió :) Una vez más, ¡muchas gracias!

Besotes,

Lau

——————

Spent last weekend in the Melia de Mar hotel in Majorca, invited by the hotel. It was lovely, though the weather was (a little bit) awful. Still, we enjoyed it very much and could relax and forget about it all. The hotel is spectacular, with a little beach being my favourite part of it all. And the spa! The spa was marvellous, will show pics and explain in another post… We had a wonderful time there, though it was the first time we travelled without Eric! It was weird, but it was also necessary as the hotel has the «adults only» concept. And, to be sincere, now that Eric is not that baby anymore, I think it’s good to enjoy some time together, just Luis and I. So we did and we enjoyed it very much! ;)

Share