Hoy, después de un año de silencio, la sección de cuentos de Japonismo ve la publicación de un nuevo cuento corto titulado Almas, del que, sinceramente, estoy bastante orgullosa, no por el producto final, que será mejor o peor, sino por lo que lo he disfrutado. Por lo bien que lo he pasado poniéndome delante del ordenador y escribiéndolo. Por el proceso. Por lo que significa.

Porque sí, había pasado un año. Más de un año, de hecho, que el último cuento que publiqué fue Buscándote que desencadenó el cuento largo (o como queráis llamar a esa novelita) Buscándose, que justo ahora estoy revisando para editar pronto. Sí, vale que parte de 2012 lo dediqué a desarrollar Buscándose, pero aun y así, fue un año más bien malo en cuanto a creatividad escrita se refiere.

Es lógico, si tenemos en cuenta que 2012 fue un año muy duro en muchos aspectos. Hubo días de querer escribir, pero mi mente se negaba a ello. Tenía alguna idea (no muchas, todo sea dicho), pero me resultaba imposible desarrollarla. Las palabras no salían. Y es que el estado de ánimo nos influye en taaaaantas cosas.

Por suerte 2013 ha empezado mucho mejor, así que espero seguir creativa durante muchos más meses y que el hecho de que escriba un cuento no sea una «noticia» :P

En fin, que os invito a leerlo. Lo tenéis en Japonismo (y arriba enlazado ^^) ;)

Lau

Share