Cada semana me toca limpiarle el agua a nuestra querida Mikroula. Entre que es muy guarreta (como todas las tortus) y que le da mucho el sol, el agua se pone verde enseguida y cuando ya han pasado unos días a la pobre casi ni la vemos.

Así que hoy, al llegar del curro, he hecho como siempre: vaciar todo el acuario, quitar las piedras, limpiarlas bien, quitar el filtro externo y limpiarlo bien, limpiar bien el acuario por dentro y por fuera y ale… ¡a echarle agua calentita! Una vez lleno, le añado siempre anti-cloro y las piedrecitas limpias de vuelta. Mientras tanto, Mikrou está en su transportín, en el balcón. Eso sí, la bicha se quiere salir siempre, así que la tengo que sobornar con comida… ¡es una tragona!

Cuando el acuario ya está limpio, me llevo siempre a la bicha a la ducha, donde la limpio un poquito con agua templada. No la toco mucho (y menos ahora que está cambiado placas), pero básicamente le quito los restos de comida y de agua sucia del caparazón… no le gusta demasiado, pero se aguanta, ^_^

Y ale, una vez limpita la bicha y el acuario, la devolvemos a su casita…

Photobucket

Y ella tan a gustito, ^_^

Photobucket

Por cierto, hemos encontrado en el agua trozos de caparazón completos… ¡cómo está creciendo la peque! ;)

Besotes
Lau
————
Weekly, I spent like an hour and a half changing Mikroula’s aquarium water… it’s tiring! But when you finish, the results are awesome!

;)

Share