Hace unos días volví de estar 25 días en Japón. Llegué a Madrid, me fui a Igualada, volví a Madrid y aquí estoy, preparando todo para la «vuelta al cole» de la semana que viene… ¿ya se ha pasado el verano? Pues parece ser que sí, ¡pero yo no me he enterado! :D

En fin, que me lío. El viaje a Japón era un viaje que (creía que) necesitaba mucho cuando me fui y que efectivamente me vino muy bien, en muchísimos aspectos, más de los que puedo enumerar o explicar en el blog (porque hay cosas que en palabras pierden su esencia, así que ni lo intentaré ^^). Fue duro, no os lo voy a negar. Eché muuuucho de menos a Eric y fue raro estar sola en ese país que tanto me ha dado, pero a la vez me hizo ver muchas cosas en perspectiva y me aclaró mucho, también.

Total, que fue un muuuuuy buen viaje, no me voy a quejar. Estuvimos en Osaka (paseando por los barrios de Shinsekai, Den Den Town, Dotombori, HEP Five, entrando en Mandarakes varios :D, dando una vuelta por la zona de la bahía y acabando en Universal Studios) y en Kioto (en los templos Ryoanji y Kinkakuji, el castillo Nijojo, vimos bailar a maikos en el teatro de Pontocho, paseamos por Kamogawa, vimos el festival de tanabata de Horikawa, cogimos el ‘scenic train’ de Sagano y la barquita por el Hozugawa hasta Arashiyama, dimos un paseo por Arashiyama en rickshaw) antes de asentarnos en Tokio, desde donde hicimos muchas excursiones (para el tanabata matsuri de Sendai, intentando ver el Fuji desde Kawaguchiko, la pequeña Edo de Kawagoe, Disneyland Tokyo, fuimos hasta Chiba para ir al restaurante Keikarou, pasamos el día en Yokohama y nos acercamos hasta el Chateau Kamiya en Ushiku, ¡aunque estaba en obras!), paseamos por todos sus barrios (fuimos varias veces a Harajuku, estuvimos de Mandarakes y Book-offs en Shibuya, visitamos el precioso Korakuen cerca de Tokyo Dome City, comimos mucho ramen de Ichiran, estuvimos en Odaiba durante el Comiket y aprovechamos para relajarnos en el Oedo Onsen Monogatari, fuimos al cine a ver a Sakurai Sho en Roppongi, subimos al mirador de la Mori Tower, morimos de calor intentando entrar en los jardines del Palacio Imperial, vimos la reformada estación de Tokio y su Character Street, comimos en el AKB48 Cafe, tomamos algo en un maid cafe y cenamos en un butler’s cafe, fuimos de compras por Kappabashi dori en Asakusa y por Tokyo Solamachi a los pies de la Skytree, disfrutamos como enanas en el Sunshine Aquarium de Ikebukuro y comiendo gyoza en Namja Town, además de frikear en las tiendas de la Otome Rd, comimos un donburi de cerdo bajo las vías del tren de Shinagawa, frikeamos por Nakano Broadway, nos acercamos hasta el templo Zojoji y la torre de Tokio, paseamos por Shinjuku Gyoen… y alguna cosa más que seguro que se me olvida y que con las fotos recordaré.

Ni he empezado a procesar fotos todavía (tuve problemas con el ordenador y el disco duro externo antes del viaje, así que justo ahora lo he arreglado todo y estoy haciendo back-ups) así que de momento os dejo con las fotos que fui subiendo a mi instagram.

Cuando vaya subiendo las otras fotos, iré subiendo también las pequeñas crónicas diarias, así que estad atentos.

Un beso,

Laura

 

Share