Señoras y señores… ¡Eric se ha lanzado a andar él solito! ¡Síiiiiiiii! ¡Por fiiiiiin! ^_^

Estábamos en el intercambiador de Príncipe Pío esperando el autobús 62 cuando Eric se ha puesto a andar en dirección contraria, apoyándose en una pared. ¿Y qué ha pasado cuando se le ha acabado la pared? Pues que el tío ha seguido andando, así, tal cual… tan pancho él ha recorrido varios metros a su bola mientras Luis y yo, flipándolo en colores, íbamos detrás suyos con caras de alucine. De hecho, estábamos tan alucinados que dos personas que estaban en la parada del bus han sonreído y nos han mirado con cara de «mira, se les cae la baba a estos papás». Y sí, se nos cae la baba. ¡Que el tío no ha dado cuatro pasitos, no! ¡Que ha estado andando un buen rato él solo así, como si no fuera con él!

Obviamente los primeros pasos de verdad han quedado grabandos sólo en nuestras memorias, pero unos minutos después, cuando nos hemos recuperado de la emoción, hemos grabado un pequeño vídeo para recordar la emoción de este día. No le hace justicia, pero para que os hagáis una idea…

Eric caminando por primera vez from Luis Rodriguez on Vimeo.

Ha sido súper emocionante verle. Después en casa también ha ido de un lado a otro él solito y hemos exclamado eso tan típico de «ya está». Y sí, ya está… y nos hace una ilusión tremenda. Tremenda.

Hacía mucho que caminaba sólo agarradito de un dedo y que casi no hacía fuerza, es decir, que no se soltaba por un miedo psicológico o no sé muy bien por qué, porque veías que podía ir perfectamente él solo. Quizá por eso ahora que se ha lanzado anda ya muy muy bien, porque se ha soltado cuando realmente se ha sentido seguro. Y ahora ya podemos decirlo, ahora sí que sí.

Eric ya camina.

Ahora sí que sí.

Besos,
Lau

Share